09.05.2018

2020 AÑO CLAVE PARA LOS COCHES

Autocasión MID Car vehículos segunda mano Madrid, Torrejón de Ardoz, 2020 AÑO CLAVE PARA LOS COCHES

En el año 2020 puede vivirse un antes y un después en la automoción. La mayoría de fabricantes han anunciado que para esa fecha llegarán variantes electrificadas, así como otros modelos de combustibles fósiles totalmente renovados y equipados con lo último en tecnología, potencia y conectividad. Según un informe elaborado por Moody’s, los vehículos de propulsión eléctrica representarán entre el 7% y el 8% de las ventas mundiales en la próxima década de 2020, frente al 1% que suponen en la actualidad. Una cifra que irá en aumento dependiendo de la reducción de costes de la producción de baterías, y de si se mejoran la autonomía de este tipo de automóviles y la infraestructura de carga se expande. La agencia de calificación señala que los fabricantes se servirán de vehículos híbridos o de pila de combustible para cumplir las políticas ambientales de emisiones impuestas por los gobiernos.

La Unión Europea, China y Estados Unidos han impuesto a todos los fabricantes un límite de emisiones de CO2 (gas a efecto invernadero) y a partir de 2021, la media de emisiones de CO2 de los modelos vendidos por un mismo fabricante no podrá superar los 95 g/km. Además, desde el 1 de septiembre de 2017 está en vigor el nuevo protocolo de homologación de los consumos y emisiones de CO2 a nivel europeo, el WLTP (Worldwide harmonized Light vehicles Test Procedure), con el que los fabricantes deberán homologar los consumos de sus vehículos y así determinar el nivel de emisiones. El ciclo WLTP durará 30 minutos y contará con aceleraciones de 0 a 50 km/h efectuadas entre 5 y 10 segundos y, aunque se seguirán llevando a cabo en laboratorio, serán con actuaciones más acordes con la realidad del automovilista medio.

El tipo de energía utilizada por el vehículo importa bastante o mucho a un 92% de los millennials – generación que ha alcanzado la mayoría de edad después del año 2000-, según se desprende del primer estudio DUCIT de 2018, el Observatorio Español de Conductores creado por el RACE. En concreto, los coches híbridos son hacia los que esta generación muestra más predisposición, ya que el 66% de los entrevistados declara que probablemente compraría un coche con este tipo de tecnología. En segundo lugar, tras los híbridos, se sitúan los vehículos eléctricos, una opción de compra para un 50% del colectivo. Sin embargo, son menos de la mitad los integrantes de esta generación que se interesan por coches con motores diésel (44%) o gasolina (43%).

Unos datos llamativos teniendo en cuenta la gran concienciación de los jóvenes respecto al medio ambiente, que a su vez reclaman (el 88%) ayudas para la compra de este vehículos con energías alternativas menos contaminantes. Porque según el Informe DUCIT encargado por el RACE, el 19% no utiliza métodos de transporte alternativos con una frecuencia mayor a una vez al mes, tales como bicicletas -propias y alquiladas por horas-, coches compartidos -carsharing, privados, compartiendo gastos, servicios privados con conductor-, motosharing…Además, sólo optan por ellos más a modo de complemento ocasional que como una solución real de movilidad.

Los fabricantes tienen que cumplir con la media de emisiones de CO2 de 95 g/km impuesta por la Unión Europea a pesar de un ciclo de homologación que les es desfavorable y lo apuestan todo a la electrificación de sus gamas, así como a combustibles fósiles. Una decisión que encaja con los futuros compradores, como se refleja en el estudio DUCIT, ya que el 89% de los encuestados tiene la intención de comprar uno en los próximos años y el precio, el tipo de energía, la tecnología de seguridad que incluye el vehículo o los costes de mantenimiento, son algunos de los elementos bastante o muy importantes en los que se basa la decisión de renovar o comprar un vehículo.

No parece tan claro, sin embargo, el fututo del coche autónomo, según se desprende del informe DUCIT. Tres de cada cuatro reconocen que les gusta conducir y menos de la mitad (sólo el 45%) de los millennials con permiso de circulación piensa que los coches autónomos serán una realidad habitual en unos años. El resto de integrantes de esta generación de conductores piensan que, aunque técnicamente sea posible, no sustituirán a los coches con conductor, algo que pone en cuarentena las supuestas preferencias sociales acerca de un futuro no muy lejano en el que podría imponerse la conducción 100% autónoma.